lunes, 17 de octubre de 2011

LOS AFRODESCENDIENTES EN EL COMIC.

Este es otro de los temas que podrás disfrutar, visitando el II PABELLÓN DE LA HISTORIETA ECUATORIANA en la Feria Internacional del Libro Guayaquil 2011, del 20 al 30 de Octubre en el Centro Cultural Simón Bolívar (ex – MAAC).

En Green Lantern # 76 (Abril de 1970), un comic que ha hecho historia y que removió los cimientos de la sociedad de entonces, los autores Denny O’Neil y Neal Adams nos ofrecían el siguiente diálogo entre el cruzado esmeralda y un anciano afrodescendiente. El anciano lo cuestionaba: “He leído sobre ti... que trabajas para los azules... y cómo en algún planeta ayudaste a los naranjas... ¡y has hecho mucho por los púrpuras! Pero nunca te has preocupado por alguien... ¡los negros! Quiero saber... ¿por qué? ¡Responde a eso, Sr. Green Lantern!”. La única respuesta del héroe: “No... puedo...”
Y es que hasta ese momento, las duras directrices del Comics Code Authority, establecían lo que se podía o no publicar en un comic. No se hablaba de racismo ni discriminación, ni de las drogas ni de prostitución, ni se podía decir malas palabras. Ese número de Green Lantern, así como unos de Spiderman que trataban sobre el abuso de las drogas y cómo afectaban a la sociedad, incluyendo a los más ricos, rompieron el molde y fueron de los primeros en publicarse sin el sello del Code.

Hasta entonces, la presencia de los afroamericanos virtualmente no existía. Ser negro casi significaba siempre ser africano y las más de las veces, ser poco inteligente y llevar un hueso en la nariz, imágenes estereotipadas de la pobreza y la servidumbre. De un modo u otro, se trataba de un reflejo de la sociedad de entonces.

Lothar, el compañero de Mandrake, fue el primer personaje afrodescendiente, apareciendo en una tira de prensa en la década de los 30. Un hombre fuerte, pero semi - analfabeto, que ponía la fuerza, mientras el mago era la inteligencia. Whitewash, era un soldado de los Young Allies en la II Guerra Mundial y siempre era el tonto que caía en las manos del enemigo y sus compañeros tenían que ir a rescatarlo. Ebony White era un personaje de reparto de “The Spirit” de Will Eisner, con rasgos exagerados y puesto como contrapunto cómico del protagonista. “El humor en esa época se basaba mucho en el hablar mal y en las diferencias físicas”, contaba Eisner años después.

En 1945, aparecía Memín, personaje creado por Yolanda Vargas Dulché. Su dibujante y creador gráfico, Sixto Valencia, cuenta que la creadora siempre buscaba en sus obras reflejar al discriminado, al desposeído, al marginado. “No se lo hacía con animo de ofender. Yolanda buscaba que estos personajes pudieran interactuar en sitios y situaciones que en la época no lo podrían haber hecho”.

En los años 50, empezaba a verse un cambio en los personajes. En 1954, aparecía “Waku, príncipe de los bantúes”, príncipe tribal africano, líder de su pueblo, fuerte e inteligente. En The Fantastic Four # 52 (Marvel, Julio de 1966, por Stan Lee y Jack Kirby), aparecía la Pantera Negra, en plena efervescencia de los movimientos de derechos civiles; tras la máscara, se hallaba el príncipe T’Challa, rey de una nación con tecnología avanzada, Wakanda, un genio científico brillante a la par (y quizás más) que Reed Richards y Tony Stark. Su nombre de batalla, sin embargo, trajo algunos recelos, por ser el mismo, Black Panther, que utilizaban los activistas en USA. En 1969, aparecía Falcon, primer héroe afroamericano (Marvel), personaje que se convertiría en compañero de aventuras y su nombre compartiría título con el Capitán América. También Luke Cage, personaje que hizo historia, pues se enfrentaba a problemas de delincuencia urbana y temática racial, a más del hecho que cobraba por sus servicios.

En 1971, DC lanzaría su primer héroe afroamericano, Mal Duncan, como parte de los Teen Titans y poco después, John Stewart (Green Lantern # 86, Diciembre de 1971), era designado sustituto para Hal Jordan. El problema era que sus series o su protagonismo eran efímeros.

A mediados de los 70, las mujeres afrodescendientes tendrían su primera representante en Tormenta (Storm), que se integró a los X-Men en Giant Size X-Men # 1 en 1975. En los 80, Jim Rhodes, asistente de Tony Stark, lo releva temporalmente como Iron Man, para después adoptar una nueva identidad con la que se lo conoce hasta hoy: War Machine. Las características de algunos personajes empezaron a cambiar, dejando de lado los estereotipos, siendo uno de los ejemplos el de Lothar, que dejó de lado su faceta inculta.

En 1993, un grupo de artistas crea Milestone, un sello editorial cuyos personajes son todos afrodescendientes, como Icon o Static. Sin embargo, la línea editorial cerró en 1997 y algunos de sus personajes pasaron a ser propiedad de DC Comics.

Con el cambio de siglo, la situación ha mejorado algo, pues varios personajes afrodescendientes han tomado mayor relevancia y/o tienen serie propia ilimitada, como Black Panther, Luke Cage (ahora como parte de los Avengers), Storm (ya no solo con los X-Men, sino como esposa de Black Panther, John Stewart (que se ha asentado como miembro de la JLA y como uno de los representantes de la Tierra en los Green Lanterns, pues ya ninguno es suplente). Incluso, en un giro a su historia, la versión de Spiderman en el Universo Ultimate de Marvel cambió de alter ego, recayendo ahora en Miles Morales.


¿Y en Ecuador? En el año 2008, el Comic Club creó el Equipo Lectura, uno de cuyos integrantes es Luisito, cuya imagen consta en el banner del Pabellón, un chico muy simpático, cuya misión es incentivar a la lectura. Además, en homenaje a la Feria, el Comic Club presenta la vida de Martina Carrillo en una hermosa historieta creada por Lex Campuzano.

¡SI TE LO PIERDES, NO ES CULPA NUESTRA! ¡PASA LA VOZ!
¡EL COMIC ES CULTURA!

Comic Club de Guayaquil
Teléfonos:
Presidencia: 097361331
Vicepresidencia: 097970035
Tesorería: 083156888
Artistica: 085791680
RR.PP.: 094382819

1 comentario:

CARICATO dijo...

Es una nota muy interesante. Gracias por el aporte con estos datos.